¿Te has decidido? Todo comienza aquí

Es importante antes de ponerte en contacto que hayas echado un vistazo a nuestra página web.

Si decides escribirnos, por favor explícanos con los máximos detalles qué necesitas, cuál es tu proyecto y qué hacéis.

Redes sociales

Ver información de privacidad

Te informamos que los datos que de carácter personal que nos proporcionas serán tratados por SAÚL SÁNCHEZ IGLESIAS como responsable de esta web. La finalidad es para enviarte mis publicaciones, noticias, resolver consultas, información sobre servicios que solicitas, así como promociones de productos y/servicios (prospección comercial). Tu legitimación se realiza a través de tu consentimiento. Debes saber que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de mi alojamiento web alojada en 10dencehispahard S.L. y en algunos casos en la plataforma de email marketing Mailchimp, mediante su empresa The Rocket Science Group LLC d/b/a, ubicada en EEUU y acogida al EU Privacy Shield (más información sobre el Reglamento General de Protección de Datos de Mailchimp).Podrás ejercer tus derechos acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@essaulsanchez.com. Para más información consulta nuestra política de privacidad.

[Total:0    Promedio:0/5]

¿Por qué las palabras forman parte del diseño?

¿Por qué las palabras forman parte del diseño?
18 noviembre, 2015 Saúl Sánchez

Este es un post invitado de Mariana Barreto, es Gerente Comercial en Staff Digital, Agencia de Diseño y Marketing Digital.

¿Quieres saber por qué las palabras forman parte del diseño? Pues sigue leyendo…

Los diseñadores web y los redactores no cumplen funciones mutuamente excluyentes.

El proceso de diseño debe ocurrir con el contenido y no para el mismo. La práctica de crear una página completa de lorem ipsum y conseguir después un redactor para completar los espacios ya no es funcional.

Muchas agencias adoptan un enfoque estrecho de miras, donde cada departamento “hace lo suyo”. Los diseñadores realizan diseños de páginas web. Los escritores redactan textos en masa.

El departamento de marketing promueve páginas web. A menudo esta forma de trabajo tiene como resultado una desarticulada y desagradable experiencia de usuario, así como un ambiente de trabajo confuso y frustrante.

¿Por qué las palabras forman parte del diseño?El factor principal en estos casos es la comunicación efectiva.

Cada departamento tiene un conjunto de prioridades diferentes y un nivel diferente de entendimiento. Los diseñadores discuten sobre las imágenes, tipografías y diseños.

Los redactores se preocupan por la elección de palabras, el tono y la sintaxis. Un diseñador puede no entender la terminología del redactor y vice versa.

El primer paso es entender los mundos de cada uno. Si eres diseñador, toma un tiempo para leer sobre los estilos de escritura. Si eres un redactor, intenta entender alguno de los aspectos más técnicos del negocio.

Tenemos a nuestra disposición una amplia variedad de fuentes, no obstante, el mejor enfoque se obtiene conversando con el especialista.

Es necesario apreciar de forma genuina el trabajo del compañero. Un redactor necesita entender cómo los buenos diseños pueden conectar y persuadir a los usuarios.

Mientras que un diseñador necesita entender por qué un texto puede influenciar los estados de ánimo, hábitos de compra y aumentar la participación.

Una vez que se tiene estos conocimientos, todas las partes pueden trabajar de forma conjunta y crear una buena experiencia de usuario.

Es importante pensar previamente sobre el texto, pues está intrínsecamente relacionado con la arquitectura de la información. De modo que lo más razonable es involucrar a un redactor desde el comienzo.

Los mensajes clave determinan cómo los usuarios deben fluir a través de la página web. Esto puede afectar el mapa de sitio, la barra de navegación, el diseño de la página, las llamadas a la acción e incluso la ubicación de un botón.

Una forma excelente de lograr esto es invertir en algún software de wireframe que permita la colaboración en tiempo real.

Un diseñador puede crear el primer borrador de diseño y compartirlo con un redactor y el equipo de marketing. Todos pueden editar el contenido, lo que deberá fortalecer la colaboración y mejorar el proceso de toma de decisiones.

Cuando las buenas palabras no van de la forma correcta

Cuando las buenas palabras no van de la forma correcta

Puede ser difícil mantener en secreto el entusiasmo de un redactor por la palabra escrita.

A veces ocurre que podemos dejarnos llevar por la larga prosa y olvidar el aspecto más importante de una página web: la experiencia de usuario. Todo redactor y diseñador debe ser consciente de no cometer estas 3 malas prácticas de redacción:

  1. Usar el tono equivocado

Hay que tomar en cuenta el tono de la página web y quiénes son los que leerán las palabras, de lo contrario, el sitio puede lucir extraño y poco fiable. Los diseños profesionales para empresas profesionales tienen que ir a la par con un texto profesional.

De igual manera, una empresa menos formal puede utilizar un lenguaje jocoso e informal. Solo hay que asegurarnos de que el tono del texto coincida con lo que quiere transmitir la empresa.

  1. No ser precisos 

Los textos de las páginas web necesitan ser claros y concisos. No importa cuán bueno puede ser el texto, presentar amplios párrafos ahuyentará a las personas y los distraerá del diseño web. Los redactores necesitan asegurarse de producir un texto que los usuarios realmente quieran leer.

  1. Escribir mal un encabezado

Un buen encabezado siempre captura la atención del usuario. Este necesita ser corto, preciso, conectar con los usuarios y establecer un beneficio. Esto es un área, en donde a menudo los redactores y diseñadores cometen errores.

Por ello, es necesario trabajar en conjunto para encontrar las palabras correctas que encajen con el diseño y el espíritu de la página web.

Ahora que el diseñador y redactor entienden el lenguaje y prioridades del otro, significa que pueden trabajar en armonía, ¿verdad? Falso.

Los diseñadores siempre creerán que el diseño atrae a los usuarios. Mientras que los redactores conservarán la noción de que las palabras correctas determinan la experiencia de usuario.

Realizar distinciones entre el diseño y la palabra escrita es realmente equivocado, ya que son ambos lados de la misma moneda.

Escribir mal un encabezadoTomemos de nuevo otro vistazo a los tres errores que a veces cometen los redactores, ¿alguno podría aplicarse también a los diseñadores?

¿Alguna vez has puesto demasiadas imágenes cuando solo era necesaria una? ¿Alguna vez has sacrificado palabras en un encabezado para obtener un diseño más limpio?

Casi siempre, los diseñadores y redactores trabajan por separado, sin saber lo que la otra persona está haciendo. Para que el texto sea de utilidad, el redactor tiene que ser consciente del contexto en el que aparecerá.

Mientras que el diseñador necesita entender que las palabras, en última instancia, son un problema de diseño.

Este es un post invitado de Mariana Barreto, es Gerente Comercial en Staff Digital, Agencia de Diseño y Marketing Digital.

[Total:0    Promedio:0/5]
Ayudando a empresas como la tuya a aumentar su visibilidad en Internet.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


¡Oferta Diseño Web!
0 Compartir
Compartir
Twittear
Compartir
Pin

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar